sábado, 23 de septiembre de 2006

En boca cerrada no entran moscas

Estoy de acuerdo con la libertad de expresión, pero de eso, a que personajes públicos como el papa, o Aznar, abran la boca para decir lo que han dicho días atrás, no me parece bien, sobre todo en estos tiempos de crispación.
Tendrían que poner a trabajar a sus asesores, si es que los tienen.
El papa ha perdido perdón, -como para no hacerlo-.
El ex-presidente, necesita una buena terapia, para ayudarle a asumir, ¡ QUE YA NO ES PRESIDENTE!.
Oírlo, resulta patético y siniestro.
Se me ponen los pelos de punta y no precisamente de la emoción.

No hay comentarios: