sábado, 23 de septiembre de 2006

En boca cerrada no entran moscas

Estoy de acuerdo con la libertad de expresión, pero de eso, a que personajes públicos como el papa, o Aznar, abran la boca para decir lo que han dicho días atrás, no me parece bien, sobre todo en estos tiempos de crispación.
Tendrían que poner a trabajar a sus asesores, si es que los tienen.
El papa ha perdido perdón, -como para no hacerlo-.
El ex-presidente, necesita una buena terapia, para ayudarle a asumir, ¡ QUE YA NO ES PRESIDENTE!.
Oírlo, resulta patético y siniestro.
Se me ponen los pelos de punta y no precisamente de la emoción.

Yo no soy racista

Hace dos noches oí por la radio a un sr. que preguntaba:
¿Si había hecho bien?
El tema era el siguiente:
Sucedió en Córdoba.

Dicho sr. había ido a un supermercado a comprar una lata de refresco, al ir a pagar dio un billete de 5€, la cajera pasa el billete por el aparato para saber si era autentico o falso, lo hace un par de veces.
El sr. le dice:
-si hay problema, pago con tarjeta
la cajera responde:
-¿que pasa negro?
al no tener respuesta, vuelve a la carga:
-¡ eres un inmigrante !
el sr. no le dice nada, la cajera le cobra y cuando va a salir, el sr. le pregunta al "segurata" que estaba al tanto de todo:
-¿ porque me ha tratado así, usted ha oído lo que me ha dicho?
el "segurata" por respuesta, se encoge de hombros.
Y este sr. se preguntaba:
¿ si había hecho bien ?
no sé...pero ha demostrado ser persona y tener educación, ( según él es licenciado y esta becado en España )
A la cajera, no le puedo poner ningún adjetivo, porque no la cabrian todos los que me vienen a la cabeza.
Al de la puerta ya lo tiene.