lunes, 11 de diciembre de 2006

Dulce muerte para un dictador

¡ Que pena me da, no de que mueran, sino que sea con tanta dignidad, los dictadores mueren de viejos y en sus camas !

Aun así he descorchado la botella de cava.