domingo, 26 de agosto de 2007

Desfío a la vejez

DESAFÍO A LA VEJEZ

Cuando yo llegue a vieja
-si es que llego-
y me mire al espejo
y me cuente las arrugas
como una delicada orografía
de distendida piel.
Cuando pueda contar las marcas
que han dejado las lágrimas
y las preocupaciones,
y ya mi cuerpo responda despacio
a mis deseos,
cuando vea mi vida envuelta
en venas azules,
en profundas ojeras,
y suelte blanca mi cabellera
para dormirme temprano
-como corresponde-
cuando vengan mis nietos
a sentarse sobre mis rodillas
enmohecidas por el paso de muchos inviernos,
sé que todavía mi corazón
estará -rebelde- tictaqueando
y las dudas y los anchos horizontes
también saludarán
mis mañanas.

Gioconda Belli

21 comentarios:

Ulysses dijo...

Hola: gracias, por poner este bello poema, si bien está hecho pensando en las mujeres. También los hombres envejecemos.
Saludos

Calle Quimera dijo...

Leer algo así reconcilia de alguna manera con la vejez. Mientras lata rebelde el corazón, mientras haya una chispa de curiosidad y de duda en los ojos y ganas de satisfacerla, creo que le estaremos ganado la partida la tiempo.

Precioso poema, Yraya. Un besote.

yraya dijo...

Ulysses,
claro que los hombres también envejecen y tienen sus sentimientos, pero es la mujer la que más los transmite, ellos se los guardan en la mayoría de los casos.
Gracias por tu visita.
Saludos


Quimera
Desde luego la vejez llega porque los años pasan, pero que el que quiere mantenerse "despierto y vivo" ha de mantener la curiosidad y un punto de rebeldía..., las sopitas ya llegarán.

Besotes

mar dijo...

Ojalá tuviera una bonita vejez, pero desgraciadamente es tan difícil de predecir...Me conformaría con una como esta.
Un besito.Mar
Gracias por visitar mi eclipse particular.

yraya dijo...

¿Y a quién no le gustaria?
mientras estemos enteros de cabeza, al resto del cuerpo ya se le daré movimiento.

Un besito

Nochestrellada dijo...

Hermoso poema...me encanta esa mujer!
este poema me hizo recordar a uno de Benedetti...

..."Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía...
Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra..."

besos

carlos martinez dijo...

Me gusta mucho lo que dice Gioconda esa, pero me gusta mas leer tus opiniones.
Como coleccionista de arrugas te diré que para todo existe un entrenamiento; uno se prepara para eso como para cualquier otra actividad.
Espero que lo lleves mejor incluso que ahora, porque te aseguro que es posible. Digo que es posible ser tremendamente feliz.

yraya dijo...

Noche estrellada,
no habia tenido el gusto de leer nada de Gioconda hasta que lo vi en el blog de calle quimera, es hermoso lo que escribe.
Ohhh!! Benedetti, mi favorito, me gusta muchisimo.



Carlos,
he mirado su obra y no tiene desperdicio, es genial.
Gracias por gustarte mis opiniones.
He estado mirando tu blog, muy guapo, además de amplio, las fotos son una pasada.
Con tu permiso hago un link a tu página.
Un saludo

Calle Quimera dijo...

Los hombres también tenemos sentimientos,lloramos ,reímos y hasta nos enamoramos.Nuestra madre fue una mujer y nuestra amante La esperanza. Precioso poema. salud.

yraya dijo...

Y tanto que tenéis sentimientos pero algunos los esconden.
Salud y alegría para empezar la semana.

Yedra dijo...

Que forma más bonita de ver la vejez, ojalá todos pudieran sentirla así y no nos pareciera tan dura su llegada.

yraya dijo...

Esperaremos a ver como nos llega...mientras se tenga la cabeza clara, ufff

La Sombra dijo...

La verdad es que prefiero no llegar a esa edad…he tenido tantas experiencias con personas ya mayores que, yo no quiero dar los mismos problemas ni preocupaciones, ni miles de cosas que hacemos hacer al resto de nuestros amigos y familiares mas jóvenes, hasta de loco o que se me vuelan las palomas me dirían. No Gracias, prefiero dar mi experiencia y sabiduría, pero hasta cierta edad. No quiero molestar a nadie. Sinceramente.

Saludos, La SOMBRA

peponitaYvenus dijo...

Holaa! me ha gustado este post, aunque de alguna manera me entristece...pero tb me da fuerza. Te quiero

yraya dijo...

Ayy Peponita cuando yo llegue a viejita (si es que llego), seguiré rebelde y eso es lo que importa, que nadie me cambie.

Un besote sobrina

peponitaYvenus dijo...

Escribo de nuevo por el comentario de la sombra, ya q yo no lo veo así como un problema o una molestia...es algo q forma parte de la vida, es el ciclo vital. Así como un día a ti te cuidaron y te enseñaron, otro día ese instinto se invierte hacia los padres ya mayores. Sólo eso, la vida y lo poco que queda de ella para alguien(la muerte) son los grandes maestros. Un saludo

peponitaYvenus dijo...

Leer tu respuesta, me entristece de nuevo...pero estoy de acuerdo. Un abrazo tía

yraya dijo...

Ayyyy, mi peponita, ya se que estos temas te tocan sensibilidades, pero es así, hoy en día la vida la llevamos muy ajetreada, la mujer trabaja fuera y también he de reconocer que nos volvemos cómodos y los abuelos en muchos casos han pasado de ser los más mirados en la familia a ser un estorbo, por mucho que no se quiera reconocer, en fin, la familia ha cambiado mucho.

Un besote guapa

Kim Basinger dijo...

Me encanta, porque yo ya cuento mis arrugas, y pensar que me quedará mi rebeldia, es como envejecer un poco mejor.

yraya dijo...

El poema de esta mujer a mi también me gusta mucho.
Lo importante es llegar con la cabeza clara y tener ganas de luchar.

irene dijo...

Cruel destino nos depara el futuro, con una vejez que quizás no sea lo que siempre predijimos, pediremos por llegar y además de buena gana
Fantástico tu blog y tos bellas letras, nos vemos