domingo, 17 de junio de 2007

Carita de domingo...


Con algunos centímetros menos,
con menos kilos,
con mucho menos mal genio del que tengo ahora,
con menos rebeldía,
con menos desacuerdos sobre la vida,
con menos incertidumbre de la que padezco habitualmente,
en fin... con menos años,
yo misma a la edad de 5 años,
en un domingo de aburrimiento,
recién llegada a casa después de visitar a mis abuelos maternos.