sábado, 25 de agosto de 2007

¿Qué espera el ayuntamiento, que nos coman?


Lo que antes me parecía una bonita estampa (quizás por desconocimiento), hoy en día es desagradable, molesto y hasta repugnante, me refiero a la invasión de palomas que padecemos en Barcelona (digo Barcelona porque es donde vivo).
Hoy comprando en el mercado las he visto que están en todos los lados, se cuelan en las paradas y revolotean encima de los puestos del pescado, puaffff, que asco.
He preguntando a los vendedores si hacen algo al respecto, me han contestado que están cansados de llamar al ayuntamiento y que les digan que no se puede hacer nada, pero, ¿en donde se ha visto?, que se anteponga estos bichos, (que están invadiendo un lugar donde están expuestos los alimentos a la intemperie) a la salud de las personas, las palomas no trasmiten paz, trasmiten enfermedades.
Luego están las personas que se aburren y no tienen otra cosa que hacer que se dedican a recorrer el barrio con bolsas llenas de pan y lo van tirando en las esquinas de las calles, plazas, parques, incluso dentro del mercado he visto tirarles comida a estos bichos...
yo me estoy planteando dejar de ir a comprar al mercado de toda la vida, les dejaré el sitio a las palomitas.
Sólo hay que tener un poco de sentido común e intentar arreglar este problema de insalubridad y respeto a quien les gusten las palomas.