martes, 12 de febrero de 2008

Más claro imposible...



Estas son las pintadas que "adornaban" el domingo por la noche las paredes de una de las iglesias del barrio donde vivo, por supuesto no tardaron ni veinticuatro horas en borrarlas.