sábado, 9 de mayo de 2009

Con el D.N.I. en la boca


El otro día me contaba una amiga lo siguiente:
Fue a sacar dinero a una de las principales Caixas de aquí en Barcelona, pues nada, que el cajero no le dejaba sacar dinero y la pantalla le decía que se tenia que pasar por la oficina donde tiene abierta la cuenta.
Allí se dirigió y el empleado le explicó, que dado que su marido está jubilado y cobra su pensión por dicha caixa, se ha de presentar dos veces al año, en dicha entidad con su D.N.I. para dar fe de que esta vivo, mi amiga se quedo boquiabierta, pues ella está en activo y cobra su nómina también en dicha entidad, ella venga a decirle "pero oiga es que yo cobro también por aquí y no estoy jubilada" y él "que era cuestión de que su marido se acostumbrará a pasar dos veces al año con el D.N.I. y que eran ordenes de la Seguridad Social".
Total que mi amiga le dijo "pues tendré que sacar mi nómina de aquí y así no tendré problemas" a lo que el empleado a modo de respuesta se encogió de hombros.
Yo todavía no salgo de mi asombro, no digo que tenga la culpa unos u otros, pero por favor que nos traten con la dignida que merecemos, que las dos partes viven a costa de nuestro dinero.