lunes, 18 de mayo de 2009

Mario Benedetti




Se ha ido mi poeta de cabecera, digo "mi" porque a Benedetti lo sentía muy cerca, sus palabra, sus poesías, sus desacuerdos con este mundo me hacia sentirlo cercano.
Este donde este, el MAESTRO, descansa junto con su añorada compañera Luz, fallecida hace dos años.
Nos quedan sus letras y su voz.
Hasta siempre Mario.


No te salves
No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino

y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.