jueves, 15 de octubre de 2009

Las latas de mi hijo Carlos




Hace ya un tiempo (tres años para ser más exacto) colgué un post sobre las latas de mi hijo Carlos, http://mundomaltratado.blogspot.com/2006/08/el-dinero-no-hace-la-felicidad.html.

Hoy, cuando todavía no había amanecido y estando yo en el último y reparador sueño, me despertó un ruido impresionante, primero pensé,
que se había caído el techo,
luego que aviones de guerra estaban haciendo prácticas antes de irse a Afganistán,
que otra vez nos iban a hacer las demostraciones de baile de aviones,
http://www.europapress.es/catalunya/noticia-600000-personas-asisten-primer-dia-festa-cel-barcelona-20091003191243.html,
que el vecino de arriba, el cual está un poco "taradillo", se le había ocurrido romper la vajilla.

Ufff, pensé tantas cosas en tan corto espacio de tiempo, que todavía pienso ni como tuve fuerzas para levantarme de la cama, y encontrar todas las latas "desparramadas" por el suelo, la ventana abierta y un poco de viento que ha hecho, hicieron bastante para darme el susto.
Así que las he metido en una bolsa y ahí están para cuando venga mi hijo a pasar unos días por aquí, haga con ellas lo que quiera, pero yo más sustos no quiero llevarme.

Os imagináis, MUERTA POR EL SUSTO QUE LE DIO LAS LATAS AL CAER AL SUELO.

La foto solo muestro unas pocas, pero son muchasssssssssss.