viernes, 16 de abril de 2010

Semana larga, con paloma incluida





















Esta semana he tenido una semana de lo más estresante y larga.

Me ha tocado andar de reclamaciones a unos cuantos sitios.
Al volver de mis vacaciones de semana santa perdí el avión, la culpa no fue mía, fue de la agencia que no me aviso de que el vuelo lo habían adelantado y claro ahora pretenden "recompensarme" con un bono de hotel por una noche, pues no, pienso llegar hasta el final y que declaren que la responsabilidad ha sido toda de ellos, me da mucha rabia, que te traten con engaños y que piensen que con cualquier cosa te pueden callar, no lo aguanto.

Mi cámara fotográfica también se me estropeo en mitad de mis vacaciones, menos mal que todavía estaba en garantía, me cambiaron la lente y además en menos de una semana, ufff, que alivio, no faltaron fotos, los sobrinos llevaban cámaras.

Y ayer (esto ha sido lo más estresante para mi) cuando estaba en mi casa en plena ventilación de ella, me entro una paloma, además del susto que me dio, (lo siento pero las aborrezco, me dan asco) di un grito, que la pobre paloma se vino volando hacia mi para darse contra los cristales del comedor, mi intención era abrirle la ventana y que saliera, pero los revoloteos del bicho me hicieron ponerme de los nervios, con lo que le cerré las dos puertas (la que da al pasillo y la que da a las habitaciones y llame a mi hijo que vive a cinco paradas de metro y le dije que por favor viniera a sacarme la paloma de casa, siiiii, ahora lo pienso y de verdad que ni yo mismo me lo creo, hacer venir a mi hijo a sacarme la paloma de casa, QUE FUERTE, pero no sé si fue miedo, asco o una mezcla de las dos cosas, total que vino el chico le abrió la ventana y la dichosa paloma se fue, eso si dejando su rastro en el comedor y mi hijo otra vez de vuelta a su casa y yo a pesar de mi vergüenza le agradecí de todo corazón lo que había hecho por mi.

Desde aquí te vuelvo a dar las gracias hijo, ahora me doy cuenta de lo que puede llegar a hacer un hijo por su madre, antes sólo pensaba lo que hacia una madre por ellos, jaja.

Cuando leáis esto podéis pensar lo que queráis de mi, que asumo con ello, pero así son las cosas y así se las he contado.

A quien sé que le va a gustar mucho mi "aventura" con la paloma es a mi amiga India.