Soy víctima de mi operador de telefonía móvil. Me siento maltratado e indefenso. Pero no estoy solo. Cuento contigo para que expliques también tu caso y, a través de este blog y los medios adecuados, podamos hacernos oir por quien legisla e impone sanciones por su conducta. Las operadoras deben saber que, por más que tengan una posición dominante frente a sus clientes, nosotros también tenemos herramientas para hacernos oir.

Si estás de acuerdo con esto y con lo que se expondrá a continuación, te pido que me ayudes:

  1. Utiliza los comentarios para exponer tu caso. Incluso si quieres, mándame un vídeo y lo colgaré.
  2. Si usas twitter, utiliza el hashtag #noestoysolo para hablar de este tema.
  3. Comparte este post o cópialo en tu blog.
  4. Retuitea, comparte, enlaza el post y/o los comentarios. Sobre todo, envíaselo por el medio que creas oportuno a tu operador.

¿Me ayudas?. ¿Nos ayudamos?

Este es un mensaje para los responsables de las operadoras de telefonía móvil en España:

Ustedes creen que tienen la fuerza. Ustedes creen que no soy capaz de organizarme junto a otras personas. Ustedes creen que soy cautivo de sus productos. Ustedes creen que no soy capaz de nada por mi mismo que les afecte lo más mínimo. Ustedes creen que soy un borrego al que pueden engañar, estafar, mentir, acosar, ignorar o secuestrar. Ustedes han creído que como soy un borrego, la suma de los demás “yo” de este país lo será también. Ustedes creen que eso es bueno para su política de empresa. Ustedes han hecho de este comportamiento su política de empresa.

Sin embargo hay muchas cosas que desconocen de mí. Desconocen que en este mundo hiperconectado ustedes no son creadores ni dueños de la información que circula. Ustedes creen que pueden hacer lo que les plazca porque la sociedad, borrega por naturaleza, se lo va a permitir. Pero están profundamente equivocados.

Ustedes podrán ver este este post, y en otros muchos, como sus clientes canalizan sus quejas a través de otros medios que no son los suyos. Ustedes, prepotentes operadores, puede controlar su servicio de atención al cliente para no atender a sus clientes. Y lo harán. Pero sus clientes les devolverán la jugada allí donde les duele y no lo harán pataleando. Simplemente se irán. Algunos con más ruido y otros silenciosamente. Lo que ustedes verán es sólo como su cuenta de resultados nos dará la razón. Y nos alegraremos por ello.

Usted utiliza un espacio radioeléctrico que no es suyo. Es público. Me pertenece a mi. Usted está sólo de visita. Su contrato expirará. Y cuando le invitemos a irse, que lo haremos, no lloraremos. Pero puede hacer una cosa. Puede empezar a tratarnos bien.

Las compañías que no se dan cuenta que sus mercados ahora están interconectados persona-a-persona, y por consecuencia volviéndose más inteligentes y profúndamente unidos en conversación, están perdiendo su mejor oportunidad. (Punto 18 del Manifiesto Cluetrain)

http://www.miguelangelpayeras.com/no-estoy-solo/