jueves, 14 de julio de 2011

Conversaciones en la sala de espera...

Dos chavalas jovenes:
-Yo esta año no pienso ir donde la jodida de mi suegra y la arpía de mi cuñada...
-di que no, que el año pasado bien mal te lo hicieron pasar.


Dos señoras mayores:
-Le he regalado a mi hijo una manta para el sofá...
-mientras no la use el gato.


Dos señoras de mediana edad:

-Cuando vamos al pueblo, mi marido duerme en el suelo...
-por dios.
continúan:
-llevo un costipado hace tiempo y la tos "no me se pasa"
-a ver que te dice la doctora, que mira que tarda la tía entre paciente y paciente.

Un señor a una señora (ya mayorcitos)
-Sabes qué me ha dicho Carmen? que le parece que soy un poco marica...
-anda y qué es ella? que se pasea por su casa en pelota picada cuando se va su marido.

Dos chavales
-Yo para chutar por la mañana me tomo dos gelocatiles y un colacao...
-así vas como una moto.

Conversaciones en la sala de espera de mi doctora, que si, que es verdad que tarda mucho entre paciente y paciente, la mujer pone plena dedicación en nosotros, pero nos quejamos de todo.


No hace falta ni llevar el libro de turno para pasar el rato.

13 comentarios:

India dijo...

Ya te digo! con "personajes" así que se leen en voz alta... jaaajaajjaja ¿No te pasa que a veces, cuando te toca el turno, ya se te olvidó para qué ibas? jijijiji
Achuchones!!!

Carmela dijo...

Realmente sobran los libros para estar distraidos. Y tienes razónnos quejamos por todo, si dedica tiempo a los pacientes decimos que tarda y si va rápido, que ni nos mira.
Un beso

Emilio Manuel dijo...

Por eso cuando voy a médico siempre voy solo, para no hablar con nadie.

Saludos

Genín dijo...

En mi centro de salud la gente habla tan alto, todos a la vez, que uno no se entera de nada, tanto, que de vez en cuando tienen que decir por megafonia al equivalente de ¡SE CALLEN COÑO!, con lo que contribuyen a mas ruido, porque la gente grita mas para que les oigan...jajaja
Besitos y salud

yraya dijo...

India
Como me gusta tan poco ir al médico,llevo casi todo memorizado y algunas veces alguna que otra notita escrita para que no se me olvide todo lo que le tengo que preguntar y tener que volver.
Pero con la gente es que flipas.
Un besito


Carmela
Desde luego que a veces una hora y media de retraso, una que se come las uñas, pero luego cuando ves que te atiende como debe se te pasa.
Besos


Emilio
Si tienes la suerte que no te toque algún pelmazo o pelmaza al lado que te "caliente la oreja"...
Saludos


Genín
Anda, en mis islas la gente también habla muy alto y yo cuando voy me choca mucho, sobre todo según en que sitios.
Espero que esa costilla este ya casi soldada del todo.
Besitos

Sandra dijo...

Ja, ja, la sala de espera de los ambulatorios son de risa, entre el niño malcriado que da golpes en la pared, corre por toda la sala, o quiere jugar con el extintor, el bebe que llora sin parar, las señoras mayores de se quejan desde un pelo de la cabeza hasta el dedo chico del pie, el hombre que llega con un olor a humanidad, se sienta a mi lado y tose, carraspea y un millón de ruidos raros que me provocan, el chico joven chulito que cada vez que abre la boca es para decir palabras ( por que cree que está en el barrio) que nadie entiende, y ya para colmo, cuando me toca mi turno, no esta mi maravilloso médico, hay un sustituto que como no me conoce salgo peor que como entre, es para reirse.Gracias por pasar por mi blog, me alegra que te gustará y ahora a por la de Janet, yo voy a lo grande,muchos besos, tqm.

mariajesusparadela dijo...

Te apuesto algo a que dentro de poco no habrá sala de "espera" porque van a poner el copago... diez euretes por consulta, como en Italia...

yraya dijo...

Sandra
Lo que nos encontramos en los centros de salud es toda una "fauna"
Mejor que lo tomemos a risa porque la cosa va de mal en peor.
Cuando termines la de tu nena pequeña, ya nos la enseñaras.
Un besote muy grande.


Mariajesus
Pues aquí para no ser menos seguirán el ejemplo de Italia, venga a seguir recaudando a costa nuestra.

Anna Jorba Ricart dijo...

Me son conocidas estras y otras conversaciones....

Jose Vte. dijo...

Poner el oido en las salas de espera es de lo más distraido muchas veces, jejeje.
Mi médico, todo un encanto, también se toma todo el tiempo necesario para atender a sus pacientes. Está claro que cuando esperas se hace largo, pero cuando estás dentro nos gusta que nos escuche y se preocupe, y eso lleva su tiempo.
Yo lo prefiero así.

Un abrazo

Lisa dijo...

En el mío a veces nos encontramos gente que no nos vemos hace tiempo y surgen conversaciones, pero no es lo más habitual en la salita de espera. En cambio, antes de entrar la enfermera que es su mujer te da un repaso fino.
Mi médico no es de la seguridad social porque en mi trabajo la mayoría teníamos un seguro de Montepío. Las consultas son eternas porque la mayor parte de los pacientes ya tienen unos añitos y bien en muchos casos por tener muchos achaques o en otros por muchas ganas de hablar nunca sabes el tiempo que vas a tardar.
Que no sea nada.
Besos.

peponita y venus dijo...

jejejeje, ay yraya como me he reído con este post por las conversaciones en sí y por imaginar tus caras, aunque no me reí tanto como con el de la paloma, pero me ha parecido muy original. Un beso grande

David C. dijo...

interesante, uno escucha de todo. pero yo lo hago en los buses.