martes, 19 de julio de 2011

Tarde de teatro...

Hoy ha tocado tarde de teatro, pero sin función, anda que no ando despistada, hoy era el día libre que tenían los del teatro...jajaja, nos hemos quedado mi amiga y yo con unas caras, aquí el cartel:


y claro como nos hemos quedado así nos hemos ido a la calle Petritxol,
donde hay una chocolatería, que es la delicia de cualquier amante del chocolate:
nos hemos dado una meriendilla de chocolate y cruasanes, hemos salidos la mar de contentas y ni acordarnos del teatro, si no hay nada como la improvisación.

Las fotos no son mias, no llevaba cámara.

18 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

Pues una acertada merienda en compensacion a la ausencia...no hay mal que por bien no venga....

Felipe dijo...

que envidia de tarde.Un saludo muy grande

Boluda

San dijo...

A falta de teatro una buen chocolate, menuda tentaión. Una buena tarde si señor.

Genín dijo...

La improvisación y... ¡El chocolate! jajaja
Besitos y salud

Emilio Manuel dijo...

Esa calle, ¿es del barrio chino, o al menos del antiguo barrio?, desde luego no pueden estar muy lejos de Plaza de Cataluña.

Aun recuerdo cafeterías como esa, donde tomaba el chocolate y un bollo que se llamaba xuxo ¿es así como se escribe?.

Saludos

mariajesusparadela dijo...

También a mi me ha pasado algo parecido : Quedé en una cafetería que cierra los martes...
Siempre hay soluciones, claro.

Carmela dijo...

Qué rico, ummmmm, no estuvo nada mal la alternativa.
Un beso

India dijo...

Créem que tomo nota de la obra de teatro, que me encanta ir al teatro... pero anoto, subrayo y enmarco el nombre de la calle y la chocolatería jaaaaaajajajjaa porque me lo tomo como visita obligada cuando por fin conozca esa ciudad tuya! que le tengo ganas, muchas...(mi hermano acaba de regresar de una miniescapada por allí y me pone los dientes largos con fotitos)
Aaaachuchones!!! y olé los noplanes!!!

yraya dijo...

Anna
Ojala todo se pudiera improvisar de esta manera.


Felipe
Cuánto tiempo sin verte, me da mucha alegría
Saludos


San
Dicen que a falta de pan buenas son tortas...


Genín
No hay que hacerle ascos a nada y menos al chocolate.
Besitos


Emilio
Esta en el districte de Ciutat Vella y es el barri Gòtic, por los alrededores de plaça Catalunya, veo que conoces estos barrios. Me gusta pasear por ellos.
Si es xuxo y que buenos.
Saludos


Marijesus
Si es que de improvisación sabemos mucho.


Carmela
Pero no se puede abusar que luego la tripita con el bikini ;)
Un beso


India
Pues ya sabes que aparte de la obligada visita a la chocolatería, estoy por aquí.
Creo que Barcelona te gustará, sobre todo esos barrios viejos.
Espero que ya se te haya pasado el sofoco de los niños-padres-gilis, que te encontraste ayer.
Un besote

Ricardo Miñana dijo...

Feliz día de la amistad.
que tengas una buena semana.
un abrazo.

Thera dijo...

Chocolate!! Ya ves, no hay mal que por bién no venga!

Jose Vte. dijo...

Una buena tarde de teatro hay pocas cosas que la compensen, aunque una buena chocolatá, ayude, de una manera bien sabrosa, a aliviar la contrariedad.

Un abrazo y otra vez será.

josefina dijo...

No conocia esta calle, y por supuesto tampoco la chocolateria, pero me dejo apuntada, y en mi proximoo viaje a Barna, iré a comer chocolate a esa chocolateria.
Un beso

felicitat dijo...

Mmmmmmm Yraya!!! Chocolateando! Besos, :)

இலை Bohemia இலை dijo...

Teneis el don de la oportunidad por lo que veo...justo vais el día de descanso...aunque eso si, si lo compensais con chocolate, buena charla y risas, está bien empleado....


Bss

peponita y venus dijo...

Si tengo que ponerme al día con tu blog, necesito por lo menos un finde libre. He estado mirando cositas y al llegar aquí, ya he dicho, tengo que ponerle algo porque con esa foto tan bonita de las calles de barcelona y esa chocolateria taaaaaan, taaaaaan, taaaaaaan especial!!!! me encanta :)
No me extraña que te hayas olvidado del teatro. Un besito grande

Kim Basinguer dijo...

Una buena conversación y una buena merienda soluciona muchas cosas.

Eastriver dijo...

Ahí me has matao... A esa granja me llevaba mi tía cuando era un niño. Bueno, si una de las dos granjas que hay en la calle estaba llena, íbamos a la otra (una se llama Dulcinea, qué nombre bonito). Y la obra de teatro me la perdí pero me hablaron muy bien.