martes, 29 de marzo de 2011

Erase una vez...


Erase una vez una mujer que siempre tiraba lo que le estorbaba a la basura o a la papelera de reciclaje y un buen domingo por la noche decidió que el ordenador tenía que estar limpio de archivos innecesarios, se puso manos a la obra, después de la limpieza lo dejo rápido, ella feliz de que así fuera, pero al día siguiente la máquina no funcionaba, le decía que le habían borrado un archivo importante para su funcionamiento y ahí está ella desde el lunes intentando arreglarlo con los conocimientos adquiridos en los cursos de informática, más que arreglarlo creo que cada día lo pone peor, pero ella sigue incansable hasta que diga BASTA y lo envíe a un informático que para eso están y hay que darles trabajo. y sobre todo

Ella de momento se conforma escribir desde su net-book, que aunque es chiquitin hace su trabajo bien hecho.

La segunda parte de la historia será cuando lo tenga arreglado y sobre todo vigilar lo que le limpiáis al ordenador.