miércoles, 11 de enero de 2012

Patio-comedor, comedor-patio

Entre patio-comedor y comedor-patio también se pueden hacer otras cosas, como hacer una foto a una de las muñecas que llevan alguna que otra niña, de las que se quedan al comedor y ella tan feliz de ver a su nina fotografiada.
Tres horas con ellos, da para mucho.

10 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

A veces para llamar a Herodes a gritos.

yraya dijo...

Mariajesus
jajajajaja, pero no me dirás que la foto no es mona?

nocheinfinita dijo...

Yo nunca fui de muñecas, pero esta nina... ahí en el arbol.. está chula con su bracito levantado :)

Un beso

Genín dijo...

jajaja Me mondo con Marajesús...
Besos y salud

Emilio Manuel dijo...

A mis nietos no les dejaban llevar juguetes en sus primeros días de colegio tras las vacaciones, aunque alguno se coló.

Un abrazo.

Carmela dijo...

Tres horas!!! jajaja, sí que dan para muuuuco.
Un beso

Jose Vte. dijo...

Ficen que quien con crios se acuesta..., jejeje, venga que no que son un encanto che.

Yraya, muchas gracias por tu comentario y por la recomendación, intentaré buscar ese libro. Confío que haya traducción al castellano, lo podría leer en catalan, alguno he leido, pero los comprendo mejor si están en español.

Un abrazo

yraya dijo...

Jose
El libro del que te hablo también está en castellano, creo que te gustará.
Un abrazo

Kim Basinguer dijo...

Preciosa esa muñeca. Supongo que estarás muy puesta en esas cosas, aquí en Madrid hay delirio por las monster high, a mi me gustan, y las prefiero a las Barbies.

peponita y venus dijo...

jeje, qué graciosa, yo creo que esa es realmente la que vigila el patio y se ha despistado por un momento y la has pillado para ¡foto! :)