viernes, 17 de agosto de 2012

Las palabras...


A veces, nuestras propias palabras nos hacen prisioneros de nosotros mismos...

Así me siento yo, prisionera de ellas.

8 comentarios:

Genín dijo...

¡Rompe la cadena y las rejas y suelta lo que te de la gana!
Y si dijiste algo de lo que te arrepientes, te digo un dicho venezolano, "como no soy rio, me puedo volver atrás"...jajaja
Besos y salud

mariajesusparadela dijo...

A mi me gusta tener palabra, aunque hay que pensarlo mucho .

yraya dijo...

Genín
Ya con lo mayor que soy y sigo pecando de lo mismo, digo lo que siento y a veces amigo mio no es tan bueno, hay "que nadar y saber guardar la ropa".
Besitos, salud y buen fin de semana.


Mariajesus
Ahí es donde quiero llegar yo, a pensar un poco más antes de hablar.
Buen fin de semana.

Miquel dijo...

Suele sucedernos a la mayoría...Hablamos pmucho y pensamos poco. Tranquila, eso no es nada...salut

Adriana Alba dijo...

por éso la palabra tiene que ser "sagrada"

Un gusto haberte visitado.

India dijo...

Nusé... chuli... piensa que las palabras, son como espejos de lo que pensamos, no? y que lo que pensamos puede ser variable, estamos en un ensayo, prueba y error... si nos equivocamos y no cambiamos por cabezonería, casi es peor...
Achuchones!

O SuSo dijo...

Te entiendo perfectamente, me he sentido así, tanto en el mundo del blog como fuera de él.
Más que prisionero de las palabras, prisionero del personaje que creo que tengo que desempeñar, que los demás "esperan"...pasando.

Siéntete, permítete decir lo que te apetezca decir, desdedir, redecir o maldecir.

Abrazos

yraya dijo...

Miquel
Creo que me iré al otro barrio y seguiré siendo la misma...
Salut


Adriana
Aunque esas palabras "sagradas" estropeen según que cosas.
Para mi también es un gusto que pases por mi "casa", también me ha gustado la tuya, se respira tranquilidad, en ella me quedo.
Un saludo.


India
Ese es uno de mis males, la cabezonería, pero poco a poco intento combatirla.
Un besote muy fuerte.


Suso
Desde luego que cuando uno/a no se presenta tal cual es, se pierde el autentico YO y mucha frescura.
A mi me gustas tal como pareces que eres.
Un abrazo.