viernes, 17 de agosto de 2012

Las palabras...


A veces, nuestras propias palabras nos hacen prisioneros de nosotros mismos...

Así me siento yo, prisionera de ellas.